Web Design

15 Razones por las cuales la gente se sale de tu sitio

Has dedicado tiempo a crear una página que represente los valores de tu empresa o emprendimiento, material de calidad para tu público pero cuando revisas las estadísticas notas que la mayor parte de la gente que entra se sale inmediatamente.

No es fácil conseguir visitas para tu sitio, por lo cual si todo el que llega se sale de inmediato estás perdiendo dinero. La persona se va sin realizar ninguna compra, ni interactuar con el contenido, ni lee los artículos o cualquier otro que sea el propósito para el cual construiste el sitio. Por ende si no resuelves estos problemas la efectividad de tu sitio se verá altamente reducida.

A continuación te dejo las razones más comunes por las cuales la gente se sale de un sitio:

WEB

1. Tu diseño está obsoleto o desactualizado

Puedes tener el mejor contenido del mundo, las mejores ofertas y productos, o puedes tener los mejores artículos sobre tu nicho, pero si tu página luce vieja, automáticamente da la impresión de que todo lo que hay adentro es de mala calidad.

Dice el dicho que “una imagen vale más que mil palabras”, al fin y al cabo somos seres visuales y nos guiamos por las apariencias. Ya sea que estamos eligiendo una pareja, comparando productos o buscando información en sitios web, la primera impresión es la que cuenta.

Asegúrate que tu página esté con un diseño moderno, que refleje la calidad de lo que ofreces. Recuerda…para qué ser un Toyota, cuando puedes ser un Ferrari, ya que en internet es el mismo esfuerzo crear una vs la otra.

2. Tu contenido es difícil de leer

En base a lo anterior no solo es importante el diseño, las imágenes y los colores utilizados en el sitio. De igual manera debemos hacer la página lo más legible posible. Cosa de que ya sea un anciano o un joven el que está leyendo el sitio, ambos puedan leer con claridad y sin esfuerzo.

Toma en cuenta los subtítulos, los colores utilizados y la tipografía para hacer que el contenido resalte. Adicional usa párrafos cortos para hacer el contenido más accesible y menos recargado.

Para SEO (optimización para buscadores) se utiliza mucho la escala de Flesch, la cual es una prueba para verificar que tanta legibilidad tiene un artículo. Así que aprovecha esta y mata dos pájaros de un tiro, haces feliz a tu audiencia y haces feliz a Google.

3. Estás bombardeando tu página con anuncios

A quien no le ha pasado que entra a un sitio buscando alguna información o algún video y apenas entras…BOOM! Anuncios por doquier. Tratas de clickear algo y te lanza a otro sitio, bajas por la ventana y otros tantos anuncios.

No es malo tener anuncios, pero debes tomar en cuenta donde colocarlos y con cuanta frecuencia. Si solo rellenas el sitio con publicidad en cada espacio que tienes le da la impresión al lector que solo quieres hacer una venta rápida y no te interesa ofrecer algo de valor.

4. Tienes contenido multimedia de reproducción automática

Oh, está es una de las que en lo personal más odio (y creo que el resto del planeta también). Entras al sitio y se activa una musiquita, usualmente en algún tono irritante y no encuentras por ningún lado donde apagarlo, ya que usualmente hacen del botón de reproducción lo más pequeño posible.

Y esta viene en otra forma también, la MONSTER 2.0, el vídeo que se enciende automáticamente en cada página de contenido del bendito sitio. Por favor no le hagan esto a su audiencia; esto es una garantía de un viaje expreso y sin escalas para salirse de su sitio.

A todos o al menos la gran mayoría de las personas nos encanta la música o ver algún video de valor, pero no si nos fuerzan a hacerlo. Este punto es uno que debes evitar como al “COCO”.

5. La estructura de navegación del sitio no es clara

Esta es una que suele estar en sitios antiguos aunque también se ve en algunos actualizados. Con el propósito de que tu audiencia vea todo lo que tienes para ofrecer, pones millones de links y botones dentro de tu página y al final el sitio termina saturado.

Al final el lector tiene tanta información que queda sobrecargado y no puede encontrar lo que está buscando.

Un sitio debe ser lo más sencillo posible, la navegación debe tener un proceso claro y rápido sobre cómo encontrar cada producto o artículo que tienes.

6. Tu sitio no tiene personalidad

Es importante que tu sitio sea sencillo, pero algunas personas pecan de insípidos. Ya sea que no tiene un estilo definido o que las palabras se brindan en un tono genérico. Un sitio sin personalidad es un sitio sin alma.

Si no le metes tu personalidad al sitio, no le estás dando ninguna razón para regresar a tu público.

Adicionalmente dependiendo de cuál sea el tema del sitio, así mismo debe ser el estilo de este. Si es una página de abogados has que se vea profesional, si al contrario tu sitio es de humor utiliza imágenes graciosas y un tono más informal. Si es algo New Age, usa tonos blancos o claros que transmitan tranquilidad y así sucesivamente dependiendo de lo que ofreces.

7. Los requerimientos de registro son excesivos

Todo sitio debe tener alguna forma de captar datos de su nicho. Por lo cual tu propósito debe ser interesarlo lo suficiente para que te brinde alguna información de el. Pero debes ser cuidadoso de no abusar en la cantidad de información requerida.

Si solo es para enviarle noticias o artículos nuevos, pídele su nombre y su correo. Si es para algún producto o servicio, puedes pedir un poco más de información para brindarle un servicio y asesoría adecuada, pero trata de no excederte demasiado, ya que suele ser tedioso para este y pueda optar por no darte nada.

responsivedesignwebsite8. El sitio depende de plugins desactualizados

Mantén tu sitio al día con las actualizaciones de plugins, ya que si estos no se mantienen actualizados pueden hacer que tu sitio deje de funcionar o de errores innecesarios.

Adicionalmente evita utilizar plugins como flash que son obsoletos y le dan a tu sitio un carácter de vejez y de la mala. Aparte que no te ayuda a mejorar tu SEO y por ende es una pérdida, en estos tiempos tan competitivos.

9. Tú oferta o propuesta de valor no es relevante

Siempre debes enfocarte en tu público meta. Saber cuáles son sus necesidades, anhelos y problemas. Y en base a esto crear todo tu contenido y ofertas.

Si no sabes hacia quien va dirigido tu sitio, todo lo que ofreces es genérico y estás personas no van a sentir que les estás hablando directamente. Ni tocarás los puntos clave que hacen que estos se muevan.

Para arreglar esto, crea un perfil de tu público meta, lo más detalladamente posible. Por ejemplo: Es una mujer de 45 años, se llama Verónica, tiene 2 hijos adolescentes, está divorciada, anhela más tiempo para sí misma, trabaja 10 horas al día, llega a su casa a cocinar y ayudar a los hijos con la tarea…Y de esta manera comprendes mejor como hablarle.

Si bien estarás dejando a un lado algunos clientes que no encajan en tu perfil, los que consigas responderán mejor y gastarán más dinero en ti y tus soluciones.

10. Tu web demora una eternidad en cargarse

Esta no necesita mucha explicación, si no carga rápido, da la impresión de que el sitio no funciona y es molesto esperar. La persona promedio pasa 3 segundos en un sitio antes de decidir si vale la pena o no, y si estos segundos los pasa esperando, puedes estar seguro que se saldrá.

11. Los beneficios de tu producto no están claros

Has una gran distinción entre beneficios y detalles técnicos. Si solo hablas de lo que el producto hace y no como beneficia a la persona no conseguirás ni su atención ni su dinero.

Por ejemplo un robot de estos que limpia por si solo el piso de tu casa, a la gente no le interesa mucho saber cuál tecnología usa, si fue hecho con aluminio o titanio, la gente quiere saber si van a poder desligarse de la limpieza y tener tiempo para descansar y pasar el tiempo con su familia.

12. No llamas a la acción

En esto pecan fácilmente la mayoría de los sitios web que veo a diario. No tienen indicaciones clara sobre qué hacer con un contenido o producto. A la gente le gusta ser guiada, saber cuál es el siguiente paso lógico.

Esto puede ser algo como: “Si te gusto el contenido compártelo”, “Llama ya y ordena el robot magnánimo v.4.15.16 en las próximas horas y recibe adicional un kit de limpieza” o algo como “para recibir más información pon tu nombre y correo en este buzón”

13. Tu sitio no es responsivo

Con el rápido aumento de la tecnología y accesabilidad a dispositivos móviles “SMART”, cada persona tiene un celular o Tablet con acceso a internet desde cualquier sitio y lo usan para navegar, como antes lo hacían solo en las computadoras.

Por ello ya tener un sitio que no se adapte a celulares y tablets no es una opción. Si alguien entra a un sitio y el mismo no se adapta a su dispositivo, rápidamente se saldrá.

Adicional desde el 21 de abril del 2015, Google añadió penalizaciones para los sitios que no sean responsivos, por lo cual tus búsquedas se ven afectadas con rangos más bajos.

14. No usas tecnología de intención de salida

En la actualidad hay plugins para mandar una ventanita cuando una persona intenta salirse de tu sitio, en la cual puedes ofrecer algo de valor para captar su atención y hacer que se mantenga dentro del sitio.

15. Tu sitio ha sido hackeado

Cada día miles de página son hackeadas, lo cual puede venir en diversas formas como que tu sitio deje de funcionar, o envíe spam y publicidad que tu no has autorizado o peor aún introducir viruses hacia tus clientes.

Con el aumento de los CMS (sistemas de manejo de contenido), si bien facilitan a subir información a nuestras web, permiten que cualquier persona conozca el código de tu sitio y las vulnerabilidades de este. Por ende debes asegurarte de protegerlo y mantenerlo actualizado para evitar ser hackeado.